top of page

Un amigo de 200 años.

Esta es una de las sesiones más especiales que he tenido el placer de realizar.

Ella siempre había querido tener unas fotos con su chelo, y su novio decidió darle una sorpresa. Fue totalmente engañada, no supo a dónde íbamos ni por qué hasta que no llegamos a la localización.

Escucharla tocar en directo en medio de la nada, con su chelo de 200 años fue todo un privilegio, así que quiero darle las gracias desde aquí. Agradecer también a su pareja y a sus amigas que pusieron todo de su parte para que esta sorpresa pudiera salir adelante, y después de muchas trabas ¡lo conseguimos!.

Entradas Recientes
bottom of page